Trombosis venosa profunda (TVP) y viajes

Cuando las personas hablan sobre cosas que deben evitarse antes de bucear, permanecer sentado durante mucho tiempo no suele estar en la lista. Sin embargo, cuando los buceadores vuelan a destinos de ensueño que están a varias horas de distancia, la trombosis venosa profunda (TVP) puede ser una verdadera preocupación. La TVP se produce cuando se forma un coágulo de sangre en una o más de las venas profundas del cuerpo, generalmente en las piernas, y puede provocar una embolia pulmonar o incluso un derrame cerebral. Con un poco de conocimiento, esta condición es fácilmente identificable y, lo que es más importante, prevenible.

Los factores de riesgo para la TVP incluyen reposo prolongado o inmovilidad, lesión o cirugía, embarazo, uso de anticonceptivos orales o terapia de sustitución hormonal, obesidad, tabaquismo, cáncer, enfermedad inflamatoria intestinal, edad (mayor de 60 años), altura (menor a 160 centímetros/5 pies y 3 pulgadas o más alto que 190 centímetros/6 pies y 3 pulgadas), antecedentes personales o familiares de TVP y estar sentado durante largos períodos de tiempo, como cuando se vuela.

La mayoría de los casos de TVP relacionados con el transporte aéreo ocurren dentro de las dos semanas de un vuelo y se resuelven dentro de las ocho semanas. En aproximadamente la mitad de los casos, los individuos no experimentan síntomas notables antes de que se forme el coágulo de sangre, y muchos casos asintomáticos se resuelven espontáneamente.

Si son evidentes, los síntomas generalmente comienzan en la pantorrilla y, si no se tratan, se extienden al muslo y la pelvis en aproximadamente el 25 por ciento de los casos. Una TVP no tratada del muslo y la pelvis tiene aproximadamente un 50 por ciento de probabilidades de desencadenar una embolia pulmonar, la complicación más grave de la TVP. Si tú o alguien que conoces corre el riesgo de desarrollar TVP y experimenta alguno de los siguientes síntomas, busca atención médica de inmediato.

  • Hinchazón en la pierna, tobillo o pie
  • Dolor en la pantorrilla que se extiende al tobillo o al pie
  • Calor en la zona afectada
  • Un cambio en el color de la piel a pálido, rojo o azul

Para reducir el riesgo, evita permanecer sentado durante períodos prolongados: levántate y camina por el avión y, si no puedes, flexiona o masajea los músculos de tus pies o de la pantorrilla con regularidad. El uso de medias de compresión también puede ayudar a mejorar el flujo sanguíneo y evitar la formación de coágulos. Para reducir aún más las posibilidades de experimentar TVP, haz ejercicio regularmente y manténte hidratado. Si tienes un alto riesgo de padecer la afección o presentas varios factores de riesgo, consulta a tu médico sobre el posible beneficio de tomar un medicamento como la aspirina, que puede limitar la coagulación. Los buceadores que han sido diagnosticados con TVP aguda o que toman anticoagulantes deben abstenerse de bucear hasta que sean autorizados por un médico.

This post is also available in: en nl fr de it ru