Los buceadores ya marcan la diferencia

Cuando escuchas noticias sobre sobrepesca, cambio climático, blanqueamiento de corales, cercenamiento de aletas de tiburón… y la lista sigue… es tentador preguntarse si no hay esperanza. ¿Tendremos arrecifes de coral en 30 años? ¿Habrá algo viviendo en los mares en 50 años?

Sí y sí. Los mares se enfrentan a grandes desafíos, pero cuentan con aliados formidables; tú, yo y más de 25 millones de otros buceadores en todo el mundo entre ellos. No solo se trata de que tú o tus compañeros de buceo puedan marcar la diferencia, sino de que tú ya marcas la diferencia a través de acciones personales como reciclar, consumir de manera responsable alimentos de origen marino, reducir las emisiones de dióxido de carbono y luchar por la protección de animales marinos en peligro. Estos son esfuerzos vitales, todos ellos útiles, con millones (y cada vez más) de buceadores y personas que no bucean participando; algo increíble. Pero, comparado con otros grupos, los buceadores suben el nivel en protección y liderazgo sobre el medio ambiente. Más allá de estar en la delantera de la protección, los buceadores están en la delantera de la restauración.

¿Sabías que, al trabajar con científicos, los buceadores ayudan a regenerar y reemplazar corales? ¿Usan impresoras 3D para crear estructuras artificiales donde corales de verdad pueden vivir? Remueven residuos (¡como plásticos!) de casi cualquier sitio de buceo? ¿Replantan manglares, pastos marinos y otros tipos de vegetación que son vitales para la salud de los corales y del océano? ¿Usan diferentes métodos para proteger y repoblar tortugas, peces y otras especies? ¿Colectan datos necesarios para identificar e implementar soluciones? ¿Enseñan a niños y culturas lo que aprendemos y hacemos para marcar la diferencia, de modo que el salvamento y recuperación del planeta se vuelve más fuerte y se expande? Estos no son experimentos locales; son iniciativas en acción demostradas y con las aletas en la tierra.

La verdad es que nos enfrentamos a una amenaza más grande que los problemas a los que se enfrentan los mares; la pérdida de esperanza. No debemos ignorar el problema, pero no perdamos la perspectiva con el pesimismo. Hay miles de corales saludables y sitios de buceo alrededor del mundo. Al estar informados e involucrados, no solo podemos visitarlos, sino que podemos protegerlos, aprender de ellos y ayudar a que se regeneren.

Creo en el optimismo realista y en un futuro esperanzador, en parte porque los datos así lo muestran, pero también porque no tenemos opción. Con la falta de esperanza viene la falta de actitud, resignación y rendición (lo que no resuelve nada). La esperanza ancla nuestras almas a lo posible, a la acción y a hacer lo que hace falta. Esto no es como en la novela Pollyanna (nadie se espera que el medioambiente sea como en 1618), pero puede ser vivo, saludable y desarrollarse. Una Tierra sana con mares sanos puede ser el legado definitivo que dejar a nuestros hijos y nietos.

Dr. Drew Richardson
PADI President & CEO

 

This post is also available in: en ar nl fr de it pl ru