Problemas de oídos

Escrito por el personal de DAN

Las lesiones en los oídos constituyen la gran mayoría de las consultas médicas de los buceadores. Tiene sentido porque sometemos a nuestros oídos a mucho estrés en una inmersión, y eso se aplica especialmente a los profesionales que están subiendo y bajando, y entrando y saliendo del agua durante todo el día.

En el primer metro/tres pies de un descenso, los oídos experimentan una presión un 10 por ciento mayor que en la superficie. A dos metros/seis pies, ese porcentaje se duplica, y a tres metros/10 pies hay suficiente presión para romper los tímpanos, hacer estallar los vasos sanguíneos y acumular fluidos en el oído interno. A pesar de esto, muchos buceadores compensan sus oídos demasiado tarde, o se olvidan de compensar la presión intentando mantenerse junto a los otros buceadores durante el descenso.

Las lesiones de oídos pueden ocurrir rápidamente y sin previo aviso, pero marcando claramente la importancia de compensar temprano y con frecuencia durante el entrenamiento, puedes ayudar a los alumnos a evitar los problemas. Revisemos las lesiones más comunes en los oídos, para que puedas ofrecer a tus alumnos una buena información.

Perforación de Tímpano

Una ruptura de la membrana timpánica, o tímpano, generalmente es el resultado de un fallo al compensar el oído medio, o una maniobra de Valsalva demasiado forzada. A menudo se presenta con dolor, aunque la ruptura puede aliviar la sensación de presión en el oído. Después puede sufrirse vértigo. La mayoría de las perforaciones sanarán espontáneamente en unas pocas semanas, aunque algunos casos pueden requerir reparación quirúrgica. Factores como la congestión, el entrenamiento inadecuado y velocidades de descenso excesivas pueden aumentar el riesgo de perforación del tímpano en los buceadores.

Barotrauma del Oído interno

Al igual que la perforación de tímpano, el barotrauma de oído interno puede ser causado por un fallo al compensar, o una maniobra de Valsalva inapropiadamente agresiva. Una gran diferencia entre la presión externa y la presión del oído medio puede causar un abultamiento hacia afuera de la ventana redonda del oído, lo que puede causar lesiones en el oído interno sin romperse. Si la ventana redonda se rompe, la pérdida de líquido en el oído interno puede provocar daños en los órganos de la audición y el equilibrio, y puede ser necesaria una reparación quirúrgica. Los buceadores con barotrauma del oído interno a menudo experimentan vértigo severo, pérdida de audición, tinnitus (pitido), una sensación de taponamiento en el oído y movimientos oculares involuntarios conocidos como nystagmus.

Barotrauma del oído medio

Un barotrauma de oído medio es una condición en la que la presión en la cavidad timpánica (el espacio lleno de aire en el oído medio) es significativamente menor que la presión fuera del oído, lo que produce un vacío relativo que hace que el tímpano se abulte hacia adentro, el tejido del oído se inflame, y el líquido y la sangre de los vasos rotos se filtren hacia la cavidad timpánica. Esto puede ser causado por una fallo al compensar o una obstrucción de las trompas de Eustaquio en el descenso. Los buceadores con barotrauma en el oído medio generalmente sufren una molestia inicial que puede aumentar hasta un dolor intenso y una sensación de taponamiento o bloqueo en los oídos.

Baroparesia facial

La baroparesia facial es la parálisis reversible del nervio facial debido al aumento de la presión en el oído medio, que en algunas personas puede bloquear la circulación hacia un nervio facial que se encuentra cerca del oído. Esto puede ocurrir al volar o al bucear, y los síntomas generalmente incluyen entumecimiento, hormigueo, debilidad y parálisis de la cara. La caída facial a veces se puede ver y causa preocupación, pero la baroparesia facial a menudo se resuelve espontáneamente. Los buceadores que presentan síntomas de baroparesia facial deben buscar atención médica para descartar otras afecciones graves.

This post is also available in: en nl fr de it ru