Una especie de Cadena de favores y Marcar la diferencia

Como la mayoría de los miembros de PADI® en todo el mundo, probablemente estés al tanto de que la temporada de huracanes de 2017 causó estragos en el Caribe. Y en 2018, otras zonas sufrieron desastres naturales: terremotos en Indonesia, Papua Nueva Guinea y Taiwán; el súper tifón Mangkhut que golpeó Guam, las Islas Marshall, Filipinas y el sur de China; además, se produjeron otros 11 tifones y una lista de otros desastres. Cada año, las catástrofes naturales devastan diferentes partes del mundo, incluidos algunos de los destinos de buceo más populares. Cada uno cuesta cientos de vidas y miles de millones de dólares en daños materiales.

Si vives en una zona que no se ha visto afectada, puedes ayudar a los afectados, especialmente a tus compañeros miembros de PADI. He aquí cómo: ve allí, y ve a bucear. Mejor aún, organiza un viaje de buceo en grupo y lleva contigo a todos los que puedas.

No quiero hablar solo por hablar de las tragedias provocadas por tormentas y otros desastres naturales. Más bien, estoy señalando que el daño económico causado por el turismo perdido a menudo puede tener un efecto duradero en los centros de buceo en esas regiones. Para usar el Caribe como ejemplo, el Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC, por sus siglas en inglés) informa que, en general, el turismo representa el 15 por ciento de la economía bruta de la región: más de 56,000 millones de dólares y 2.4 millones de empleos. Pero ese es el promedio regional: muchas de las islas tienen más del 25 por ciento de su economía dependiente del turismo, ¡y unas cuantas llegan al 90 por ciento! El turismo perdido después de los huracanes de 2017 le está costando miles de millones de dólares al Caribe además del coste en daños materiales.

Después de un desastre, la restauración tiene dos etapas: alivio y recuperación. El alivio es la ayuda inmediata para proporcionar alimentos, refugio, agua dulce, suministros médicos, etc., a las áreas afectadas. La recuperación es el proceso mucho más largo de reconstrucción de empresas, estructuras, hogares. . . y la economía, que suele ser la última en recuperarse. Ahí es donde entran en juego los viajes de buceo. Cuanto antes regrese el turismo, más rápido se recuperará esa parte de la economía local, lo que también ayuda a financiar la restauración física. En muchas zonas, el turismo de buceo es una parte importante del turismo, y en algunos lugares, es casi todo. Cuanto más contribuya el buceo a la economía turística, mayor será el papel del buceo en la recuperación.

Por eso, inmediatamente después de los desastres naturales, podemos ayudar con donativos a las organizaciones de socorro y, si es posible, ofreciéndonos voluntarios para acompañar a estas organizaciones para ayudar. Después, cuando las cosas se estabilizan, podemos ayudar recuperando la parte del turismo relacionada con el buceo. Es importante que no nos mantengamos alejados solo porque “todos los demás lo están”. Debemos descubrir qué está abierto y quién está en funcionamiento, y comenzar a regresar lo antes posible. Hacemos correr la voz.

El turismo y el turismo de buceo a menudo vuelven a funcionar más rápido de lo que cree el público en general. Usando el Caribe nuevamente como ejemplo, aunque algunas zonas y centros de buceo fueron devastados y siguen así, la mayoría de los principales destinos de buceo están abiertos y operativos. Muchos centros de buceo que fueron golpeados con fuerza ya están trabajando de nuevo. Otros sufrieron muy poco o ningún daño y nunca cerraron realmente, aparte de durante las tormentas. Sin embargo, a pesar de estos hechos, el WTTC predice que será 2022 antes de que el gasto de los visitantes alcance los niveles anteriores a 2017.

Aunque desearía que PADI y el buceo fueran lo suficientemente grandes como para derribar predicciones como esta por sí solo en todos los lugares afectados por el desastre, no lo somos. Pero, con más de 130,000 miembros profesionales y millones de buceadores en todo el mundo, podemos marcar la diferencia y ayudar a la recuperación, solo con ir a estos lugares para hacer lo que nos encanta hacer.

Buena suerte, buena enseñanza y buen buceo.

Drew Richardson Ed.D.,  PADI President and CEO

This post is also available in: en nl fr de it ru